Los mejores momentos de nuestras vidas comúnmente ocurren durante nuestra juventud, cuando nos creemos dueños del mundo y las responsabilidades adultas aún no llegan a nosotros por completo, los mejores recuerdos aparecen inesperadamente y sin previos acuerdos, disfrutando del presente como si no hubiera un mañana y probando nuevas experiencias con cada mínima oportunidad.

Théo Gosselin es, con sólo 20 años, un fotógrafo de momentos, de espontaneidad y sencillez, como la juventud que recrea en sus capturas. No hay montajes ni modelos posando meticulosamente, por el contrario, hace  retratos efervescentes de la modernidad. Chicas, chicos, cerveza, cigarrillos, amor, sexo, belleza, tatuajes y desnudez son algunas de las aristas que evocan sus fotografías, en donde juega con la luz natural del atardecer y la arquitectura de los lugares más románticos de Francia.

El trabajo de Gosselin demuestra que no es necesario un estudio fotográfico profesional para demostrar las verdaderas facultades de un verdadero fotógrafo. Puedes visitar su blog personal y admirar todo su trabajo acá: Upward Over the Mountains

Texto: @MrWarhol_

 

_No olvides leer: