La pasión que comenzó encontrando espacio en la calle, ahora es exhibida en reconocidas galerías. Stefan Strumbel es un artista alemán que dio sus primeros pasos en el mundo artístico a través del graffitti. Luego, sus trabajos fueron madurando hasta convertirse en una mezcla del arte clásico y el urbano que se puede apreciar hoy.

Nació en Black Forest, un pequeño pueblo de Alemania. Allí creció rodeado por los objetos que años más tarde se convertirían en su inspiración. Los clásicos adornos que abundaban los rincones de las casas en las que creció, son mezclados con los elementos de arte que dieron inicio a su carrera. De esta forma, el artista cuestiona los paradigmas y conceptos establecidos por la sociedad, como el de hogar.

Hace poco, su trabajo “Home Sweet Home” fue presentado en una galería de Berlín llamada “Ciberculture Gallerie”. Allí se encontraron dos colecciones: Krucifix, donde crucifijos religiosos son intervenidos por numerosas rayas y variados colores; y Clocks, relojes de pared que representan diversas manifestaciones de agresividad.

_No olvides leer: