Simon Monk es un ilustrador graduado en Bellas Artes. Luego de eso, dio conferencias y escribió sobre arte y arquitectura. Hoy, sus trabajos han sido presentados en diversas exposiciones como “The Royal Academy Summer Exhibition”.

Uno de sus trabajos más recientes, muestra pinturas de objetos que se asemejan a juguetes dentro de una bolsa colgados en una pared que carece de detalles. El artista logra enfocar al objeto como protagonista de las pinturas, y deja a la imaginación el lugar donde se encuentran colgados, que bien puede ser una tienda o una pared de coleccionista.

Está dedicado a su arte a tiempo completo,  y con él no busca generar conflicto, sino crear una fuente de deleite y disfrute. Nació en un pueblo costero a las afueras de Londres, se fue a los 18 años y asegura que no fue sino hasta que volvió, que logró liberar sus dotes artísticos. A pesar de la sencillez de sus trabajos, el pulso del ilustrador les da una profundidad y un aire real que podría confundirlo con fotografías y cumple uno de sus objetivos: imprimir sinceridad en sus ilustraciones.

 

_No olvides leer: