Cuenta una leyenda indígena que una vez, una chica caraqueña de curioso nombre, Nají, le decían, nació con increíbles poderes para la ilustración. Poco a poco, la damisela empezó a ganar experiencia sin ayuda de nadie y cuando estaba lo suficientemente mayor, comenzó a adentrarse en el peligroso pero atrapante mundo de la publicidad.

Lejos de ser una leyenda indígena, ésta historia es real. Melany Pérez es el verdadero nombre de Nají. Nació en el ‘85 y su aprendizaje y formación han sido meramente autodidactas. Mel se inspira plenamente en aquello que la mayor parte del tiempo damos por sentado pero que aún no ha desaparecido: nuestras raíces, la cultura indígena venezolana, quizás las personas más espirituales y sencillas del planeta, sin prejuicios ni complejidades.

Atrás quedaron los días de la mujer subyugada por el hombre, es por eso que el poder femenino toma el mayor protagonismo en sus ilustraciones siendo retratadas como poderosas, pero coquetas amazonas de largos cabellos, con finas y alargadas proporciones. La pintura corporal y los elementos terrenales como las plumas y las cintas adornan sus  adorables cuerpos. Conoce más sobre Mel visitando su Flickr y su Tumblr personal.

 



_No olvides leer: