En la evocación de la nostalgia de una Habana que ya no es, una que sólo queda en un bonito ayer, la diseñadora de marroquinería Liliana Ávila se propuso reimaginar la ciudad del tabaco, la caña y el guaguancó para rescatarla de esas memorias. Y así recordar el chic caribeño de los años 50 de una Cuba que selló un estilo y lo hizo para siempre.

Desde esa poesía, concibió Havana 5, su última colección, en la que hace tributo, con el realismo mágico que nunca deja de estar presente en sus propuestas, a la ciudad del glamour de esa era olvidada, La Habana de oro. “En esos años el estilo era elegancia y misterio. Y modernidad en la actitud”, asoma la diseñadora. Así redefinió el charm atemporal de las bellas habaneras. La época de la elegancia latina de la tierra del son, ron y malecón.

En su imaginario reformuló la sofisticación clásica en varios de sus emblemáticos patrones en una apuesta romántica y seductora. Se valió de pajillas, cueros bordados y delicados encajes. En una paleta de tonos sepia en los que dominan los marrones, el beige, los tonos arcilla y tabaco para crear piezas inspiradas en la mujer de la habana de mitad de siglo pasado que puede ser hoy cualquier mujer del mundo.

Contacto: www.lilianaavila.com

 

Mister Coppola: Fugitivo a diario, insomne incurable, rebelde solitario, hombre solar, despeinado irredento, visitante de azoteas, gladiador de concreto, obseso de las espadrillas, los panamá hats y los lentes de sol, escritor nocturno, comprador de revistas, curioso de balcones, amante de los pappardelle, cosmopolita salvaje, terapista de piso, apasionado de los sitios concurridos cuando están vacíos, lector desordenado, caminante de aeropuertos y bebedor de champagne en mañanas de domingos cualquiera.

http://mistercoppola.blogspot.com

 

 

_No olvides leer: