El ejercicio del diseño depende mucho de la práctica y de la creatividad, pero si algo es constante es que la formación constante es la clave para nuestro éxito. En la Guía te damos ciertos puntos escenciales que todo diseñador, o creativo en general, debe tener en cuenta a la hora de querer mejorar nuestro desempeño en lo que hacemos.

1) Nunca pares de aprender: Todos nos especializamos en algo, y aunque seamos los mejores, nunca debemos tener miedo de explorar otras áreas que se relacionen directamente con lo que hacemos y no manejemos del todo bien. Internet es un una universidad abierta las 24  hrs al conocimiento, y te ofrece millones de tutoriales que van desde lo más básico hasta lo más avanzado en cientos de tópicos útiles para nuestro desempeño profesional. Invierte 1 hora a la semana en investigar, y el tiempo necesario para poner en práctica estos conocimientos. Siempre habrá tiempo libre para mejorar.

2) No te aísles. Infórmate: Nada peor que un diseñador aislado de lo que ocurre a su alrededor. Aunque revisar nuestros feeds a diario ocupa gran parte del día para cualquier creativo, siempre será bueno revisar y comprar libros especializados que condensen de manera escrita y detallada todo aquello que necesitamos saber, o inclusive de que inspirarnos. Libros o revistas, cada uno nos será útil en algún momento de nuestras vidas.

3) Organízate: Es común que estemos trabajando en varios proyectos a la vez, y para cumplir todos a la perfección, debemos optimizar nuestros procesos para acceder a la información local de la manera más rápida posible. Comienza organizando tu computadora, clasificando tus Favoritos, referencias y banco de imágenes de manera detallada. Sé lo más específico posible, y si es necesario, crea en un documento de texto una especie de mapa para acceder a lo que necesites rápidamente.

Fuera de la computadora es aún más importante mantener el orden, y para ello una agenda siempre será una buena inversión. Consigue una de la cual te enamores y úsala para anotar cada aspecto que tengas que hacer en el día, incluyendo tanto labores de tu trabajo como personales. Recuerda que tiempo es dinero.

4) Usa las Redes Sociales con moderación: A menos que tu trabajo depende de ellas, no dejes que ocupen más tiempo de lo absolutamente necesario. A todos nos gusta interactuar con nuestros amigos y mantenernos informados, pero debemos establecer un límite si queremos lograr aprovechar al máximo nuestro tiempo. Fíjate un plazo al día para procastrinar, revisar correos personales, chequear tus páginas favoritas o la actividad que más te guste.

Una vez que hayamos satisfecho estas necesidades, será mucho más fácil enfocarnos en nuestro trabajo y terminarlo más eficientemente. La disciplina es la clave.

5) Muestra tu trabajo: En esta era 2.0, no hay excusa para guardarnos nuestro trabajo y no mostrarlo al mundo. Intenta llevar un registro de todo lo que finalizas y guarda imágenes de ello en una carpeta , especificando fecha, trabajo realizado y cliente. Establece un tiempo para revisar esa carpeta y actualizar ese portafolio, cada 2 o 3 meses sería ideal.

Recuerda el viejo refrán popular “Lo que no se muestra no se vende“, el cual traducido a nuestro contexto significa que hay decenas de clientes que quizás estén buscando talentos como el tuyo y estarían felices de trabajar contigo. Una vez que actualices tu portafolio, siempre es recomendable informárselo a tus posibles clientes. Chequea aqui nuestras recomendaciones para lograr el mejor portafolio posible en todas sus versiones.

 

 

 

_No olvides leer: