Durante la época de 1870, segunda mitad del siglo XIX, en Europa, más prolíficamente en Francia, la pintura impresionista comenzó a dar gran cabida en la movida artística, grandes eruditos de la pintura como Claude Monet, Édouard Manet y Jean-François Millet dieron inicio a lo que hoy se conoce como una de las épocas más relevantes de la historia del arte. El fenómeno impresionista intentaba, bajo el preciosismo realista, plasmar la impresión visual, es decir, la luz.

En la actualidad plasmar la luz es mucho más sencillo debido al auge que ha tenido la fotografía desde principios del siglo XX, pero, sigue siendo igual de complicado al momento de plasmarlo en óleo. Federico Escoto y Ricardo Carraca, una joven pareja de artistas mexicanos, toman éste riesgo y le adjuntan un peculiar y moderno twist. Sus obras no son sólo una fusión entre hiperrealismo y surrealismo, pues de igual forma juegan con distorsiones de color, mínimas inyecciones de pop art y grandes cargas de simetría.

Autodidactas desde corta edad, ambos decidieron trabajar en equipo tanto artística como sentimentalmente, según sus palabras, sus pinturas reflejan una nueva forma de femineidad, mezclada con lo sagrado y lo oculto, donde crean símbolos abstractos a partir de imágenes concretas. Adéntrate en este neo-surrealismo hiperrealista visitando su página web oficial

Texto: @MrWarhol_

 

_No olvides leer: