El diseñador Fernando Abellanas, ha presentado una respuesta novedosa a la escasez de espacio urbano en Valencia, un estudio pop-up en la parte inferior de un puente. El pequeño espacio de trabajo móvil es la obra del autodidacta diseñador.

Un manubrio mueve su base de metal a lo largo de los carriles, donde un estante, una silla, y un escritorio se han atornillado a la pared concreta del puente.

La cabina secreta de Abellanas recrea la experiencia de la infancia de esconderse bajo una mesa o en un armario: “La sensación se mantiene oculta mientras se sigue escuchando y viendo lo que ocurre a nuestro alrededor”, dice. “Observar pasar coches y trenes sin que nadie me vea me da una gran sensación de paz.”

abellanas02-1050x700

abellanas07-large-1050x787

“La cabina como concepto ha sido importante para mí desde la infancia”, explica Abellanas. “No es la cabaña ideal de vacaciones en el bosque, sino un lugar para refugiarse en nuestro medio ambiente”.

La ubicación exacta del estudio es un secreto, y forma parte de una colección de espacios que Abellanas está creando. “El proyecto es una intervención corta, que se mantendrá hasta que alguien la encuentre y decida robar los materiales, o las autoridades lo eliminen”, añade.

_No olvides leer: