La conexión entre quien toma la fotografía, y quien es retratado, siempre debe existir. Es por esto que, Irene Moray siempre lo toma en cuenta a la hora de realizar la selección de a quién capturará su lente.

Esta fotógrafa española, con sede en Berlín, se inspira en la esencia de la situación y de quienes la integran, al momento de prender su cámara y decidir fotografiar a alguien. Normalmente, no discrimina en cuanto a tema, pero sí tiene cierta debilidad  y  amor por el desnudo, así lo comenta: “Me gustan los desnudos porque hay cierta fragilidad que aflora inevitablemente cuando la gente se quita la ropa”.

No solo trabaja la fotografía, sino que también ha estado involucrada en otros proyectos audiovisuales, como la realización del documental “JLTDWY”.

Hasta ahora ha trabajado con reconocidas marcas como: Puig, Fujifilm, Magazine B, EMI Production Music, entre otros, haciendo que cada día su portafolio vaya aumentando en experiencia.

_No olvides leer: