A la sombra del nuevo siglo y con el comienzo de una nueva década donde la modernidad y la vanguardia son la matriz de los nuevos proyectos arquitectónicos, la tradición empieza a entremezclarse con la innovación para dar resultados impresionantes, el ejemplo perfecto es la ampliación de esta granja de 200 años de antigüedad, situada en la pequeña comunidad de Weinviertler Fahndorf en Austria.

Esta obra fue realizada por el grupo de arquitectos austríacos Propeller Z con un el humilde presupuesto de 70.000 Euros. Las paredes fueron reemplazadas con ventanas panorámicas a través de las que se pueden admirar los alrededores y disfrutar de la luz natural, imagina una puesta de sol con una taza de té caliente: espléndido.

Igualmente, sin olvidar las raíces campestres, decidieron mantener los techos rústicos y los cobertizos avejentados; al mismo tiempo, la ampliación se caracteriza por una extrema geometría, toda una oda a la actualidad. Más info sobre este y otros proyecto de este estudio .

 
Texto: Alejandro Bejarano/ @MrWarhol_
_No olvides leer: