El límite entre la realidad y la fantasía muchas veces es puesto por las propias personas. Con tantos puntos de vista, es difícil saber cuál es cierto. Basándose en ideas parecidas, y en el conocimiento de que diversas culturas tienen percepciones diferentes sobre un mismo tema, Caitlin Hackett abre la puerta a un lugar en el que la fantasía cuenta historias casi literarias.

Caitlin Hackett es una ilustradora estadounidense que desde pequeña sintió una inclinación por el dibujo. Esa habilidad que demostró en una temprana edad, le permite realizar creaciones que narran y llevan al cuestionamiento y reflexión sobre la naturaleza, el hombre y su complejo de superioridad. En cada una de sus obras, la artista plantea seres fantásticos que tratan de eliminar la línea que divide a la naturaleza, de los hombres y muchas veces saca a relucir el lado animal de los humanos, o el humano de los animales.

Así, crea ilustraciones cuyos protagonistas no pueden ser encontrados en otro lugar que no sea bajo los trazos hechos por ella. Sin embargo, como cualquier artista, tiene su fuente de inspiración: los problemas del mundo, en general, como la desforestación, la mutación y la contaminación. Movida por esas cosas, Caitlin intenta salvar algunas especies a través de su arte y unir al hombre con su entorno. Fines que logra con elegancia a través de un lapicero y acuarelas.

 

 

 

_No olvides leer: